Dejemos atrás el pasado

Si “el genio consiste en saber hacer simple lo complejo”, entonces Rafiki el mandril era un genio. La mayoría de ustedes han visto la película El Rey León y recuerdan a Rafiki deambulando en escena, compartiendo su sabiduría y sus reflexiones con todo el que lo escuchara. En una escena, Simba se lamenta de que hacer cambios es difícil y que ha estado huyendo del pasado por mucho tiempo ya. Rafiki no simpatiza mucho con esto y le golpea duro la cabeza con su vara.

Simba retrocede. “¡AY! … ¿por qué me pegas?”

Rafiki responde, “no importa, ¡ya está en el pasado!”

Simba: “Sí, ¡pero me duele!”

Rafiki: “El pasado puede doler, pero según lo veo, puedes huir de él o aprender”.

El pasado es una magnífica escuela y podemos aprender mucho de nuestras experiencias. Todos tenemos fantásticos recuerdos que inspiran optimismo y esperanza. Pero también en nuestro pasado existen equivocaciones y fallas que nos llenan de duda y temor. Debemos tener cuidado de no dejar que los fracasos de nuestro pasado limiten los triunfos de nuestro futuro. 

Sé que es difícil hacerlo. Las emociones que sentimos en los malos momentos parecen ser tan fuertes y fáciles de recordar, mientras que la alegría de los buenos momentos puede parecer efímera y casi demasiado delicada para asirse de ella. Quiero que piensen por un momento en el ciclismo de montaña o en el senderismo. El principio es el mismo. Es fácil recordar el trayecto cuesta arriba, ya que toma más tiempo y exige más esfuerzo; ¡mientras que el emocionante descenso pasa tan rápido que es difícil recordarlo! 

Pero cuando piensas en ello, las millas de tu ascenso son exactamente iguales en distancia a las millas de tu bajada. Creo que sucede lo mismo en la vida. Si hubiera una manera de medir los buenos y malos momentos, estoy seguro que lo bueno superaría a lo malo. No permitas que la fuerte voz de la duda acalle la esperanza que naturalmente existe dentro de todos nosotros.

De modo que si tienes una sensación de renuencia o temor cuando estás trabajando en tu negocio y estableciendo tu legado para el futuro, o si sientes falta de confianza debido a un breve recuerdo de tu pasado, piensa en Rafiki y date un coscorrón. 

No olvides que “…ya no importa, ¡está en el pasado!”


Forever suyo,

Rex Maughan
CEO, Forever Living Products