Sembramos las semillas de la innovación

El poder de una idea puede ser terriblemente intimidante. A veces, incluso una gran idea puede parecer que desborda la realidad y las implicaciones de su éxito pueden ser abrumadoras. Si tengo éxito, ¿qué pasará entonces? 

Hay una historia acerca de un agricultor y sus dos hijos en la que he estado pensando recientemente y que está relacionada con la innovación en Forever. Al embarcarnos en un nuevo año, nuestro 40 aniversario, y los muchos desarrollos de productos y del negocio, he reflexionado en esta historia y en cómo puede ayudar a Forever a seguir progresando en los próximos 40 años.

Un día, un agricultor trajo a casa un puñado de semillas para sus hijos y les pidió que cada uno escogiera cuidadosamente una semilla. El primero, y el mayor, eligió una hermosa semilla. Tenía la forma perfecta, era oscura y brillante. Por la reacción de su padre, sabía inmediatamente que había escogido muy bien.

El segundo hijo inspeccionó lentamente las semillas, escogió una que mas bien tenía un aspecto regular y, mirando a su padre, desplegó una mirada de orgullo. Su semilla quizás no fuera tan perfecta como la de su hermano, pero era una buena semilla y él estaba seguro de ello.

Los dos muchachos tomaron sus semillas e hicieron planes para la temporada. El hijo mayor tomó su brillante y hermosa semilla e hizo alarde de ella en todo el pueblo. Gente de todas partes admiraba su semilla, felicitándolo por escoger la que claramente tenía valor. El hijo menor tomó su semilla y la plantó en la tierra. Cada día la regaba y la cuidaba.

Al terminar la temporada, el agricultor invitó a sus dos hijos a ir con él al mercado. El mayor se llevó su semilla en el bolsillo para ver por cuánto la podía vender. El menor llevó consigo la gran sandía que ya había crecido y vendió la mitad con una buena ganancia. Cortó la otra mitad para sacarle las semillas; vendió la mitad de esas semillas y se llevó la otra mitad para sembrar más sandías en su hortaliza. Su hermano vendió su semilla por un centavo.

El hermano menor de esta historia nos enseña una interesante lección. Cada innovación comienza con una idea o semilla. Cuando dejamos que se desarrolle, puede convertirse en algo increíblemente valioso, llevando a gran progreso e ideas aún más grandes, etcétera. Hace poco anunciamos nuevas políticas de la compañía relacionadas con la Bonificación Gema, ascensos de Gerentes Águila Gema y de Gerentes, los cuales creo que son un gran paso hacia nuestro futuro. Estas innovaciones no ocurrieron de la noche a la mañana, y conllevaron mucha atención por parte de nuestros líderes para decidir qué sería lo mejor para el futuro de nuestros FBOs.

Transformar una idea en algo valioso no es un proceso simple o inmediato. Lleva tiempo, energía, cuidado, y el apoyo de otros a tu alrededor. También puede ser intimidante, pero vale la pena. Así que, mantente firme y enfócate en progresar. ¡Vamos por la vía rápida hacia un futuro emocionante!

Al seguir adoptando el espíritu de innovación y anunciando nuevos avances para Forever, los animo a ver sus negocios con ese mismo espíritu. Ustedes también deben decidir cómo tratarán la semilla de innovación en sus negocios. ¿Qué harán? ¿Dejarán que se desarrolle en algo fructífero o se dormirán en sus laureles y se quedarán cortos?

Sigue sonriendo,


Gregg Maughan