Preparándose para el éxito

No es a menudo que quiero levantarme a las 5am y pasar cinco horas en mi bicicleta, pero, a fin de cuentas, me he trazado una meta y por eso me he comprometido a hacer lo que sea necesario para alcanzarla.

Mi meta es la carrera en bicicleta del Giro d’Italia, Tour de Francia y Vuelta a España, con un total de cerca de 11,000km. Las rutas terminan en algunas de las montañas más implacables de Europa, pero a la vez más respetadas por su dificultad, tanto así que, en la historia del deporte, solamente treinta y nueve ciclistas profesionales han completado las tres rutas en el mismo año.

Todos tenemos la voluntad de triunfar, es nuestra naturaleza humana, pero ¿cuántos de nosotros tenemos el fuerte deseo de hacer lo que cueste para lograr dicho éxito? La diferencia entre el éxito y el fracaso es a menudo nuestra disposición de hacer el esfuerzo extra, sacrificar el presente de modo que podamos disfrutar los logros del futuro. Es más fácil decirlo que hacerlo cuando no tienes ahí al público animándote, pero tu esfuerzo es la única senda que te lleva al éxito permanente en la vida y en nuestros negocios.

Levantarse a las 5am todas las mañanas no es siempre fácil, pero hago este sacrificio porque sé que hace posible mi desempeño. Lo mismo es cierto con nuestro negocio Forever. Se nos reconoce en el Rally Global y durante el evento Success Express por nuestra constante dedicación, pero en realidad solo estamos haciendo lo necesario para lograr nuestras metas.

Nuestro sentido de propósito es nuestra fuerza impulsora; nos revitaliza y nos motiva, y actúa como una brújula que nos guía. Para mí eso es cierto cuando hago de manera consistente todo lo que puedo para ser la mejor persona posible, y al saber que la vida que llevo es el legado por el cual me recordarán algún día; es el ejemplo que le daré a mi hijo pequeño y que él querrá imitar.

A veces, triunfar significa actuar, no por elección, sino por necesidad. Quizás no siempre querramos ir a una Presentación de Negocios, llamar a un posible cliente, o renunciar a nuestro tiempo el fin de semana a fin de entrenar, pero lo hacemos porque es necesario para nuestro éxito futuro.

Nuestro éxito no viene de tener buena suerte, sino de la estela de chispas creadas por la piedra de molino que es el trabajo arduo y constante y la dedicación inquebrantable a nuestras metas. ¿Cuántos de nosotros estamos dispuestos a usar nuestro poder de persistencia, aguantar cuando nos enfrentamos a la adversidad, experimentar repetidos fracasos sin darnos por vencidos? Ese es MARCUS LEACH 9, la marca de un verdadero campeón; esa es la marca del éxito.


 


por Marcus Leach
Sigue el desafío de Marcus a través de su blog en marcusleach.co.uk/blog