A la altura de las circunstancias

¿Has oído alguna vez que a través de nuestros disciplinados esfuerzos recibimos abundantes recompensas? Este mensaje me inspiró hace poco cuando leí acerca de un niño de 12 años que vive con su mamá y seis hermanos en Zambia. Allí es difícil obtener agua potable y cuidados médicos, y todos los días en camino a la escuela él pasa por casas que no tienen electricidad ni suministro de agua. ¡A pesar de los desafíos a los que se enfrenta su familia, este niño tiene una asistencia perfecta en su escuela cada año! La asistencia perfecta no es algo fácil de lograr, especialmente para alguien que se enfrenta cada día a muchos retos para llegar a la escuela.


Las privaciones en su hogar no impiden que siga con su educación. Para ayudarlo a permanecer alimentado y enfocado en su largo día en la escuela, ‘Rise Against Hunger’ le ofrece una comida todos los días.  Esta organización también le provee comidas a toda su familia durante la semana escolar a fin de recompensar su dedicación a recibir la educación que le ayudará a hacerle frente a los desafíos de la vida. Me siento muy orgulloso de habernos comprometido a empacar 5 millones de comidas para ‘Rise Against Hunger’ (Lucha contra el hambre) en los próximos dos años.

Me gustaría que ustedes pensaran en el significado más profundo de esta historia. A los 12 años, cuando no se espera que los niños tengan tanta responsabilidad y no deberían estar conscientes de las dificultades de la edad adulta, este niño nos sirve como ejemplo de disciplina en su vida diaria. Su constancia le da a su familia fortaleza y esperanza. Él se despierta y hace la difícil caminata a la escuela aun cuando su salud o circunstancias sean un reto para él. ¿Cuántos adultos conoces que son más afortunados que este niño y no demuestran la misma disciplina cada día?

Aunque no tengamos que luchar con las mismas privaciones, hay dificultades en la vida que no son fáciles de superar. Estas crean barreras para alcanzar nuestras metas y a veces incluso hacen que subestimemos lo difícil que puede ser. Y aunque sea una meta ambiciosa —como empacar 5 millones de comidas—, nada es imposible si nos esforzamos y trabajamos duro para seguir adelante todos los días. Piensa en la disciplina en términos de subir una escalera. Cada escalón que subes, aunque sea cada vez más desafiante, culminará en acercarte a las cosas que quieres y necesitas.

Sabemos que, a través de las acciones constantes, frecuentes, y realizadas poniendo en ellas todo nuestro corazón, podemos cambiar el mundo. Así como el niño que ha demostrado disciplina al asistir a la escuela todos los días a pesar de los retos, nosotros debemos mostrar constancia y disciplina para alcanzar nuestras metas. Al celebrar nuestro 40 aniversario, saca un tiempo para observar los extraordinarios logros de nuestros líderes y de nuestra compañía desde el mismo principio de nuestro negocio. Espero que estos te motiven y te ayuden a mantener tu disciplina para lograr todo lo que deseas en el 2018 y en años venideros.


Dos maneras de ser disciplinados con nuestras donaciones:

1. Donar mensualmente a Forever Giving para ayudar con el fondo de comidas que se empacarán globalmente en los próximos dos años. 2. Buscar dónde se llevará a cabo el próximo empaque de comidas más cercano a ti, o cómo puedes tú organizar tu propio evento al comunicarte con la oficina de tu país y comprometerte por lo menos a dos eventos al año para empacar comidas. 


Forever suyo,


Rex Maughan