Es el momento de crear

Al escribir esta carta me estoy preparando para ir a nuestra Reunión Cumbre del Equipo de Liderazgo Global en Andorra, donde el equipo de Ejecutivos se reunirá con nuestros máximos líderes con el objeto de hablar de nuestro negocio Forever. Esta época es crítica para nosotros porque allí tenemos la oportunidad de discutir los asuntos, preocupaciones, expectativas y realidades de lo que está pasando en el campo de nuestra empresa.

Estas conversaciones siempre me estimulan con respecto al futuro. Aunque no siempre se trate de resaltar los triunfos, son componentes esenciales para seguir creciendo como compañía. La razón principal por la cual estas conversaciones me tienen tan emocionado —a pesar de que algunas de ellas son difíciles y debemos tenerlas con nuestros líderes— es porque al final encontramos soluciones, positividad y progreso.

A menudo, como empresarios que somos, nos hallamos muy sumidos en el presente. Pensamos en todas las cosas que están mal o que necesitan arreglarse. No obstante, esa manera de pensar no nos mueve adelante hacia nuestros objetivos. Solo nos lleva a un espiral de más negatividad y duda.    

En vez de eso, los momentos que tengo con el GLT y que realmente me energizan son los que inspiran algo emocionante y nuevo para nuestros FBOs. Las ideas que resultan de nuestras intensas conversaciones e intercambio de pensamientos nos ayudan a producir maneras creativas de potenciar nuestro negocio y seguir creciendo hacia el 40 aniversario de nuestra empresa. Estas discusiones nos ayudan a dirigirnos hacia nuevos lugares y territorios todavía no explorados.

En el pasado he tenido muchas discusiones con los FBOs y una cosa que veo es que solamente hay dos maneras de pensar sobre algo – negativa o positivamente. El pensar negativo siempre termina en quejas, ya sea algo que no le está saliendo bien al individuo o algo que no les gusta, y el resultado de la conversación es que no se toma ninguna acción. Sin embargo, cuando un FBO se acerca a mí con una solución, entonces es cuando mi mente realmente se ensancha.

Ese positivismo es el combustible que nos lleva a más oportunidades. De ahí nace el progreso. Cuando me reúno con el GLT, traigo a nuestras discusiones mi mejor perspectiva y una mentalidad positiva. ¿Qué podemos hacer con más eficacia? ¿Cómo podemos mejorar aún más este negocio? No es cuestión de enfocarse en las cosas que andan mal ahora, sino de cómo podemos mejorar nuestro futuro.

Al hacer esto, exhorto a todos ustedes a poner en práctica la misma mentalidad. Desarrolla esta manera de pensar y verás cómo crece tu negocio.

Sigue sonriendo,
Gregg Maughan